(511) 713 3333 - Anexo: 43476
acaballero@hersil.com.pe
Whatsapp (051) 998-147229

Dos manzanas ¡y salud total!

Fresca o cruda, esta fruta cuenta con numerosas propiedades para la salud.

Dos manzanas ¡y salud total!

Publicado: 26/01/2017

Según dice la sabiduría popular, “una manzana al día, aleja al médico de tu vida”. ¡Y así es! ¡Y aún mejor, dos, una roja y otra verde! Esta fruta ha ido ganando reputación en los últimos años. Diversas investigaciones le han ido reconociendo la mayoría de las propiedades que se le atribuyen, hemos aprendido potencialidades nuevas y aquel refrán nacido del sentido común, ha sido confirmado con rigor científico.

Lo ideal es consumirla fresca, cruda y con su cáscara (en este caso, idealmente que sea orgánica o muy bien lavada), de esta forma, además de las vitaminas, minerales y fitoquímicos, aprovechamos la integridad de su valiosa fibra y las poderosas enzimas.

Un principio activo muy valioso es la cisteína, un aminoácido no esencial y que el organismo puede obtener a partir de la metionina, cuyo uso selectivo actúa como antioxidante, protege de los daños radiactivos, ayuda al hígado y al cerebro a desprenderse de las toxinas, favorece la pérdida de peso, la formación de masa muscular y retrasa de manera efectiva los procesos naturales de envejecimiento.

También destaca su capacidad para mantener la salud de la piel, las uñas y el cabello, así como para eliminar el exceso de mucosidad de las vías respiratorias.

La metionina también está presente en la manzana y aporta sinergia a la cisteína. Este nutriente, utilizado de manera suplementaria o focalizando en los alimentos que lo contienen, es de gran utilidad en el tratamiento de las enfermedades hepáticas y la depresión, también actúa neutralizando radicales libres y radiaciones, parece ser de gran utilidad en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas (particularmente el mal de Parkinson) y reduce las reacciones alérgicas, por citar sus efectos más destacados.

Un estudio sugiere que la metionina puede prevenir que bacterias como la Escherichia coli se adhieran al tracto urinario, lo que ayuda a evitar y aliviar infecciones de la vejiga.

Además, aporta ácido málico, una sustancia que el organismo produce naturalmente y que también se encuentra en frutas y hortalizas de sabor agrio o ácido, especialmente la manzana verde. Esta molécula, hoy se utiliza como complemento nutricional: entre sus propiedades se destacan la capacidad de mejorar la producción de energía en el ciclo de Krebs y, con excelentes resultados, para aliviar la sintomatología de quienes padecen síndrome de fatiga crónica y fibromialgia.

Otras propiedades de esta fruta mejoran la memoria y activan las funciones cerebrales, regulan el funcionamiento intestinal en casos de diarrea y estreñimiento, ayudan a bajar la fiebre y regular la hipertensión arterial, alivian la gota y reducen el ácido úrico, contribuyen en casos de úlcera y gastritis y favorecen la asepsia de la boca.

Sus principios activos también brindan protección contra el cáncer y, entre ellos, se destaca la vitamina B17 que se encuentra especialmente en su semilla.

Lo habitual es que cuando consumimos manzana tiremos sus semillas, lo cuales una pena porque estamos perdiendo éste y otros valiosos principios activos: lo ideal es masticarlas bien o procesarlas en los licuados o jugos frescos que hagamos con esta deliciosa fruta.

FUENTE: http://mia.perfil.com/